PLANTEAMIENTO
La ciudad está viva, con todas las implicaciones de la afirmación. Tiene una ecología propia,una biota (flora y fauna) característica que frecuentemente pasa desapercibida, de la que no siempre somos conscientes pero con la que convivimos.

La ecología urbana es una especialidad de la ecología que se centra en el estudio de los organismos y sus interacciones en un contexto urbano. Estudia complejos sistemas en los que procesos biofísicos, socio­económicos y políticos se entrelazan. Las relaciones existentes entre estos diferentes procesos son extraordinariamente difíciles de trazar, son muchos los factores y variables que influyen y confluyen, visibles e invisibles, tangibles e intangibles, presentes y pasados.

En la ciudad los procesos socio­económicos y políticos son dominantes, pero a pesar de lo antropizado de nuestras ciudades y nuestro intento por controlarlo todo, los procesos biofísicos siguen ocurriendo y se rigen por principios naturales ajenos a nuestra planificación, orden y control, procesos naturales que se resisten a ser domados.

Hay una necesidad de un mejor conocimiento y entendimiento de los ecosistemas urbanos para poder trabajar con ellos, para alcanzar ciudades más sostenibles.

Un primer paso necesario en la investigación de la ecología urbana es saber qué clase de naturaleza espontanea existe en la ciudad. Quizás una vez adquirido este conocimiento seamos capaces de imaginar soluciones más sostenibles de diseño y gestión de nuestros entornos urbanos.

CONCEPTO
Hacer visible lo invisible.
Flora y fauna están presentes en cualquier contexto, también en la ciudad.
Vegetación y animales encuentran la manera de adaptarse al medio, de sobrevivir y de reproducirse, incluso en los entornos a priori inhóspitos.
La vegetación provee cobijo y nutriente, transforma lo inorgánico en orgánico (materia), limpia el aire, fija el CO2…. La vegetación garantiza su existencia produciendo semillas, a menudo más de las necesarias, conscientes de que solo una pequeña cantidad tendrá éxito.

Viento, agua, fauna, humanos actúan como agentes dispersores. Las semillas son recolectadas y acumuladas en el suelo tras años de sobreproducción. Permanecen en el suelo, esperando a que llegue el momento oportuno… aunque quizás ese momento nunca llegue.

Todo suelo contiene reservas de semillas latentes (propágulos viables) a la espera de que se den las condiciones para su germinación (banco de semillas). El suelo actúa como memoria de su entorno.
Esta propuesta busca identificar las semillas presentes en los suelos urbanos muestreados del distrito de Arganzuela. Se propone tanto la extracción directa de las semillas existentes como la germinación de las mismas mediante su disposición en cámaras de cultivo. Habitáculos en los que se proporcionan las condiciones adecuadas para la germinación.

Las semillas germinadas serán identificadas y registradas para conformar un catálogo de flora urbana.

OBJETIVOS

  • Ampliar en conocimiento existente en torno a la ecología urbana trabajando de forma específica con los bancos de semillas existentes en los suelos de la ciudad de Madrid.
  • Poner en valor lo existente, reconocer la presencia de una vegetación latente que ha encontrado en la ciudad su hábitat natural.
  • Hacer visibles los procesos de germinación y colonización natural.
  • Desarrollar un protocolo replicable a escala doméstica para el estudio de los bancos de semillas de nuestros suelos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *